HABLEMOS A CALZÓN QUITADO

      No hay comentarios en HABLEMOS A CALZÓN QUITADO

13217605_1624749597851692_6592089366905568893_o
Yo sé que muchos de ustedes se sienten atacados cuando escribo sobre las religiones de este mundo y no les agradan mis comentarios sobre las deficiencias de la religión católica.

Quiero que sepan que yo mismo fui un católico devoto, como lo fue también el sacerdote Martín Lutero quien como muchos católicos estudiosos se percató a tiempo, (en vida), de las enormes diferencias que existían entre la verdadera doctrina cristiana y la doctrina católica.

Dos doctrinas que aunque los católicos defienden que la suya es una doctrina que proviene de Cristo, la verdad es que está muy apartada la una de la otra. La doctrina católica viene de hombres, viene de los diablos romanos, y la doctrina cristiana viene de Dios Padre, de su hijo Jesús el Cristo, y del Espíritu Santo.

Este fue el motivo por el cual el sacerdote católico, Reverendísimo Fray Martín Lutero, escribió sus famosas 95 tesis en las que fundamentó en aquel entonces diversas desviaciones doctrinales que no solo afectaban negativamente a la iglesia católica sino que incluso hizo varias referencias a un sinnúmero de "atribuciones desviadas" del Papa que contravenían la fe y la verdadera doctrina cristiana.

No existe un solo estudioso de la biblia que no haya abandonado el catolicismo por éstas y otras obvias razones, y que con justicia haya emprendido en otra congregación de fe en donde se sienta más apegado a la doctrina cristiana y se estudie más profundamente las santas escrituras.

El conocimiento y el raciocinio de cada persona que lee ávidamente la biblia conducen a que muchos abandonen la camiseta del catolicismo y con justa razón. La meta del hombre no es defender banderas ni religiones sino defender “la verdad”. Quien sigue a Jesús sigue entonces a la verdad, y ya no necesita de banderas ni de ninguna religión que ofrezca este mundo.

Ser un Siervo de Dios no es lo mismo que ser un siervo de la Iglesia Católica Apostólica de los Romanos. El Siervo de Dios sirve a Dios, no a imperios humanos. Y mucho menos a los romanos.

Obviamente si siento cierto rencor hacia la iglesia a la que una vez pertenecí. No solamente por las tantas mentiras en las que me habían sumergido, sino también por inducirme a vivir apartado de la verdadera doctrina cristiana.
Comprendí y entendí con mi propio razonamiento que, siguiendo la doctrina de los diablos católicos me alejaba totalmente de la verdadera doctrina cristiana. Ese fue el punto clave de decisión entre los dos caminos: seguir a Cristo, o seguir a los diablos rojos de Roma. Yo decidí seguir a Cristo.

Lo siento mucho señores romanos y católicos romanos. No puedo juzgar como una equivocación seguir al Cristo; pero por el contrario, si puedo considerar una equivocación doctrinal seguir a hombres y a doctrinas de hombres.
Dicho esto, siento mucho también que muchos de ustedes se sientan ofendidos por las constantes reflexiones doctrinales que expongo de tiempo en tiempo. Y así es como deben tomarse, como reflexiones que nos ayuden a entender mejor el mensaje de salvación de Dios Padre, que nos trajo el Señor Jesucristo. A él, al Señor Jesús es a quien estamos llamados a seguir.

La transfiguración
Marcos 9:7 Entonces se formó una nube, cubriéndolos, y una voz salió de la nube [diciendo]: “Este es mi Hijo amado; a El oíd”.
Hechos 16:31 Ellos respondieron: “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa”.

!ABBA PADRE!
Más información sobre Martín Lutero en:
http://daprose.net/iglesia/doctrina/martin_lutero.htm

Más información sobre las 95 tesis de Martín Lutero en:
http://daprose.net/iglesia/doctrina/95_tesis.htm

Más información sobre la Iglesia de la Misericordia en:
http://daprose.net/yeshua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*