¿Por que permite Dios tanto sufrimiento?

Anne Graham

Anne Graham

En la entrevista que le hicieron a la hija de Billy Graham en el Early Show, Jane Clayson le preguntó, «¿Cómo pudo Dios permitir que sucediera esto?» (se refería a los ataques del 11 de Septiembre). Anne Graham dio una respuesta sumamente profunda y llena de sabiduría. Dijo: «Al igual que nosotros, creo que Dios está profundamente triste por este suceso, pero durante años hemos estado diciéndole a Dios que se salga de nuestras escuelas, que se salga de nuestro gobierno, y que se salga de nuestras vidas. Y siendo él el caballero que es, creo que se ha retirado tranquilamente. ¿Cómo podemos esperar que Dios nos dé Su bendición y Su protección cuando le hemos exigido que nos deje estar solos?»

A la luz de ciertos sucesos recientes… ataques de terroristas, balaceras en las escuelas, etc., creo que todo comenzó cuando Madeleine Murria O’Hare (fue asesinada y hace poco que se descubrió su cuerpo) se quejó de que no quería que se orara en nuestras escuelas, y dijimos que estaba bien. Luego alguien dijo que mejor no se leyera la Biblia en las escuelas, …la Biblia dice no matarás, no robarás, amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y dijimos que estaba bien. Luego el Dr. Benjamín Spock dijo que no debíamos pegarle a nuestros hijos cuando se portan mal porque sus pequeñas personalidades se truncarían y podríamos lastimar su autoestima (el hijo del Dr. Spock se suicidó).

Dijimos que los expertos saben lo que están diciendo. Y dijimos que estaba bien. Luego alguien dijo que los maestros y directores de los colegios no deberían disciplinar a nuestros hijos cuando se portan mal. Los administradores de las escuelas dijeron que más valía que ningún miembro de la facultad (de las escuelas) tocara a ningún estudiante que se porte mal porque no queremos publicidad negativa y por supuesto no queremos que nos vayan a demandar (hay una gran diferencia entre disciplinar, tocar, golpear, cachetear, humillar, patear, etc.). Y dijimos que estaba bien.

Luego alguien dijo, dejemos que nuestras hijas aborten si quieren, y ni siquiera tienen que decirles a sus padres. Y dijimos que estaba bien. Luego uno de los consejeros del consejo de administración de las escuelas dijo, ya que los muchachos siempre van a ser muchachos y de todos modos lo van a hacer, demos a nuestros hijos todos los condones que quieran para que puedan divertirse al máximo, y no tenemos que decir a sus padres que se los dimos en la escuela. Y dijimos que estaba bien.

Luego, algunos de nuestros principales funcionarios públicos dijeron que no importa lo que hacemos en privado mientras cumplamos con nuestro trabajo. Estuvimos de acuerdo con ellos y dijimos, no me importa lo que nadie, incluyendo el Presidente, haga en su vida privada, mientras yo tenga un trabajo y la economía esté bien. Luego alguien dijo «vamos a imprimir revistas con fotografías de mujeres desnudas» y decir