El caretukismo como política de estado

La actitud de los ecuatorianos. Mientras no sea conmigo soy: Mudo, Sordo y Ciego.
Por Miguel Palacios Frugone

Guayaquil, Ecuador, a 11 de Diciembre del 2012

Nos vendieron la idea de la inmaculada transparencia de los corazones ardientes y las manos limpias.

Nos plantearon a las veedurías ciudadanas como la solución para moralizar al país y evitar la corrupción.

Los resultados no pueden ser más putrefactos: estamos en el puesto treinta dos en el Rankin mundial de los países más corruptos.

Por donde quiera que se quiera ver, el gobierno tiene a la corrupción como una de las condiciones necesarias para la función pública.

Se ha llegado hasta la cínica protección de los que falsifican documentos y se inventan títulos académicos que no tienen.

La corrupción llega a tal nivel, que los organismos que deberían ser los que controlan esta lacra, se hacen los ciegos, sordos y mudos, siendo la parte permisiva de la bola de pus que se encierra en el sistema.

Hasta el día de hoy no existe una indagación fiscal en ninguno de los casos conocidos por la opinión pública.

La Contraloría no ha intervenido en ninguno de los escándalos.

Las Veedurías fueron perseguidas hasta su descrédito y la judicialización, cuando se atrevieron a sindicar culpables en uno de los casos y sus integrantes tuvieron que fugar del país.

La función judicial no ha juzgado a nadie que haya estado involucrado en actos presumibles de corrupción.

La Asamblea no ha fiscalizado.

Las instituciones que deberían ser las guardianas de la transparencia nacional, son los escudos de la impunidad nacional.

Con desidia lacerante se acepta en forma inaudita, las declaraciones de quien se refiere a la prensa libre como una función pública que debería ser del estado.

Sostiene que es pública aporque es un bien común.

Con ese criterio, no deberían existir los supermercados ni los negocios de comidas, ya que la comida es un bien común y de uso público.

También debería estatizar a los importadores que venden carros, ya que el transporte es un bien público y lo usamos todos.

De igual manera debería estatizar a la iglesia católica o la evangélica y poner curas o pastores del estado, ya que la fe es un bien común de consumo público.

Para ahorrarnos tiempo, debería estatizar todo, ya que en una sociedad de seres humanos todo es público y común.

Bajo estas taimadas palabras de un falso progresismo, se esconden las verdaderas intensiones de un autoritario solapado con ropaje democrático.

Los pensamientos totalitarios son las verdaderas ideas de quien por estrategia, primero lanza al ruedo sus intensiones nazistas y como nadie se conmociona mayormente a excepción de los afectados, a las pocas semanas las hace leyes con la complicidad de una función sumisa de alza  manos.

Esto ya ha pasado.

Los juicios a la prensa, la subida del bono etc.

Primero lanza el disparate y luego espera la reacción.

Como no hay conmoción que ponga en peligro su estabilidad, este pensamiento violador de nuestros derechos, lo legítima con la complicidad de unos acéfalos que obedecen sin deliberar.

El mismo fraude electoral anticipado es una muestra del descaro legalizado que vaticina una relección anticipada.

Ya nadie habla de las juntas intermedias que fueron descubiertas en la elección anterior.

Nadie se acuerda de la falsificación de firmas que ocurrió hace pocos meses.

Nadie está siquiera acusado por haberlo hecho y peor en la cárcel.

Las autoridades que debieron ser las responsables de lo cometido, son las mismas que van a controlar que no haya fraude electoral.

Lo que no puedo entender es la indolencia de los ecuatorianos al permitir que estos ultrajes  sucedan.

¿A dónde está el espíritu aguerrido e indómito de los guayaquileños?

Antes nadie nos podía tocar.

Defendíamos con nuestras vidas el derecho a ser libérrimos, autónomos e independientes.

El lema de Guayaquil Independiente pasó a ser una palabrería obsoleta que nadie recuerda.

Ya lo probamos cuando permitimos que nos cercenen a la provincia.

Antes en el país mandaban los ecuatorianos y en Guayaquil los guayaquileños.

Hoy vemos impasiblemente como pisotean nuestros derechos.

Con nuestro silencio cómplice somos coautores de la impunidad que rodea a los corruptos.

Nadie reclama y la conducta ciudadana es que mientras a mi no me toque, no protesto para no tener problemas.

El guayaquileño madera de guerrero es un enunciado que avergüenza a nuestros próceres.

Ellos dieron su vida para dejarnos un legado que hoy por cobardía no sabemos honrar

 

Referencias:

Publicado originalmente en:
http://mikypalaciosfrugone.wordpress.com/2012/12/11/no-alcanzo-a-entender/

También te puede interesar

2 comentarios sobre «El caretukismo como política de estado»

  1. Estoy totalmente de acuerdo con el principio de este artículo, el cual podría llamarse “Reportaje de recuerdos olvidados”.
    Lamentablemente, estimado escritor, el artículo termina con un llamado a un regionalismo que, en mi opinion, esta siendo erradicado de Ecuador. En realidad me dio pena por este artículo, que termine de esa manera, haciendo un llamado al pasado, muy horrible por cierto. Creo que hay que tomar en cuenta que de este tipo de actitudes, se vale nuestro querido Mashi, para atacar a quienes pensamos diferente de él.

    1. me doy cuenta QUE ESTE romerito es un troll del desgobierno CRIMINAL DE RAFAEL CORREA, primero escribe que estoy totalmente de acuerdo con el principio de este artículo, el cual podría llamarse “Reportaje de recuerdos olvidados”. ¿cuales DAYUMA? ¿LOS 3O PRESOS por no arrodillarse al paso del tirano Correa? ¿la narcovalija? ¿el titulo falso y malos manejos de pedro delgado? ¿la violacion a los derechos humanos? dice que esta de acuerdo, igual que aquellos que escriben que NO SON PARTIDARIOS DE rafael correa y a continuacion lo DEFIENDEN CON TODA LA BILIS Y VERBORREA QUE sus pequeños cerebros conciben, pero sin poder rebatir nada, quiere atacar al articulista o al Señor que publica este articulo con acusaciones ridiculas ¿regionalismo? preguntele a freddy ehlers CAMPAÑA DE MINISTERIO DE TURISMO EXCLUYE A GUAYAS Y A LA COSTA, ES ESO UN SENTIMIENTO NACIONAL o un regionalismo enano? o Ramiro Gonzales ex prefecto de Pichincha y su baile del mono en la despedida de Gustavo Noboa con placa ofensiva y todo

      Diego Romero – un pasado horrible – Ah si HOY VIVIMOS EN EL PARAISO SOCIALISTA MAS CORRUPCION – MAS INSEGURIDAD- MAS MISERIA- MAS HAMBRE – MAS ATRASO con el ZOOcialismo del siglo 21

Deja un comentario